BabeliaDon Mario Marín: “el viejo lobo de las brechas”

José Ramón Bedolla Pérez3 semanas ago504 min

Al referirnos a aquel Valle de Santo Domingo de los setentas, en el ramo deportivo-automovilístico -independientemente de sus logros empresariales- surge la inolvidable figura de Don Mario Marín, pionero del off road en BCS, auténtico héroe de los caminos y brechas, luchador y promotor incansable de ese deporte que fue el amor de su vida y que hoy ha alcanzado gran relevancia en nuestro Estado.

Que lejos han quedado esos tiempos en que aquellos pilotos -ataviados y protegiendo su integridad física como podían-, osados, atrevidos, aventureros, liderados por Don Mario, incursionaban por las brechas solitarias haciendo los primeros intentos por desarrollar ese deporte, localizando caminos y marcando rutas…En aquel entonces, sin más accesorios que los normales en un auto de calle común y corriente, teniendo que traer por fuerzas un mecánico de copiloto o muy cercas para que llevara a cabo las reparaciones necesarias..

Don Mario, aquel hombre de acero, de agallas, compitió en carreras de la Baja Mil y en las “Costeras 250” entre La Paz -Constitución por el Pacífico, ganando una de ellas a sus 70 años en su viejo Sand Master rojo con blanco con un pequeño motor VW de 1300cc dándoles una verdadera cátedra de manejo a los pilotos de esos tiempos que ya habían empezado a equipar sus unidades.

Otros pilotos de ese tiempo lo fueron Raymundo Hernández, Mario Verdugo, Antonio Maldonado, el quemado (no recuerdo su nombre) del team del Valle de Santo Domingo entre otros, Antonio Salmón, el Chacho Unzón, el Güero López Cinco, Roberto Gaume, Luciano Geraldo, Rafael Haro, Roberto Lozano, del team La Paz entre otros, y el Italiano Renato Caló representando Los Cabos.

En aquellos tiempos, y sin equipos especiales, tan solo el llegar ya era una osadía, era un triunfo, pero para una persona con la experiencia y el colmillo retorcido de ese “señor de los caminos”” era pan comido.

Sería muy interesante que se le hiciera un merecido reconocimiento a ese “viejo lobo de las brechas”, al siempre caballeroso Don Mario Marín.

José Ramón Bedolla Pérez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *